Somos cíclicas

Desde siempre nos han dicho que el ciclo menstrual solamente comprende los días de sangrado. Probablemente todo este tiempo hemos ignorado que nuestro ciclo comprende diversas fases, ritmos y variantes.

El sangrado menstrual ha estado connotado de muchas supersticiones y tabúes. Aún en la actualidad se mantienen creencias que lo consideran peligroso y anti higiénico. Muchos pueblos desarrollaron diversos patrones de comportamiento relacionados a la menstruación: aislando a sus mujeres en el momento del sangrado para prevenir que los cultivos se contaminaran, no dejándolas bañarse, prohibirles cortarse el cabello, hacer pan, bailar, tocar las plantas e incluso hasta mirarse en un espejo. En los años 70´s se creía que la mujer menstruante no podía donar sangre porque contribuía a dañar los glóbulos rojos y hasta entrado los 80´s no podían manipular las películas fotográficas o  de rayos X, pues se pensaba que afectaba la calidad de las mismas.

Otras culturas celebran la llegada de la primera menstruación, a modo de rito de iniciación. Las niñas menstruantes son preparadas para comenzar a vivir este nuevo ciclo, acompañadas por la familia, llevando días de ayunos para purificar su cuerpo, recibiendo regalos y canciones e incluso celebrando junto a toda la comunidad.

Muchas de estas prácticas se mantienen hasta el día de hoy, y otras muchas se han perdido. Nosotras apostamos por mejorar la relación con nuestro ciclo menstrual, aceptar que es un periodo transformador, intuitivo y muy creativo. Vivirlo plenamente y autoconocernos es clave para comprender nuestra ciclicidad.

¿Cómo vivís tu Ciclo Menstrual?

Es importante mencionar que no hay una forma en específico para vivir el ciclo menstrual, cada una vive un proceso distinto y lo importante es aprender a reconocer y escuchar la sabiduría del cuerpo.

El ciclo menstrual se asemeja a las fases de la luna, a las estaciones, al proceso de desarrollo de las plantas, el nacimiento, vida y muerte en sí mismo, nuestro útero contiene el universo entero y en él transcurre la vida misma. Cada una de nosotras transita por distintas fases del ciclo en donde experimentamos diferentes sensaciones, y a medida que les vamos reconociendo se nos hace más fácil abrazarlas.

¿Qué es menstruación consCiente?

La menstruación consciente es un proceso donde visibilizamos nuestros sentires a lo largo de cada una de las fases del ciclo menstrual:  Pre Ovulación, Ovulación, Pre menstruación y Menstruación. Al conocerlos lograremos sacar provecho de nuestras actividades en dependencia de la energía que vibre con nosotras,  además de ser un vehículo para el empoderamiento de nuestros cuerpos cíclicos que por años han sido reprimidos.

Para comprender nuestra ciclicidad te compartimos un diagrama menstrual, en donde puedes escribir cada una de tus fases, emociones, estados de ánimos, niveles de energía sexual, pensamientos, vitalidades, etc. y con el paso del tiempo irás notando tu energía fluctuante, tu recorrido constante ciclo a ciclo, cómo transitas fase a fase y como diversos estados se repiten, comprendiendo lo que hay detrás de ser cíclicas.

¿Cómo recibís tu sangre?

La fase menstrual es la más visible de nuestro ciclo y depende de cada una el grado de relación que desees tener con su sangre. A menudo nos aconsejan no “ensuciarnos” con ella, mientras menos contacto tengas mejor, si se te mancha la ropa es lo peor que te puede pasar y las publicidades de toallas y tampones ni siquiera nos muestran una sangre roja. Aprendemos que ver y sentir la sangre es sinónimo de suciedad, algo impuro y desagradable.

A medida que vamos recibiendo nuestra sangre de forma sagrada comprenderemos que no es un desecho, sino más bien es energía vital y vida. Vivir una menstruación consciente es también recolectar nuestra sangre de manera positiva, con productos que no hagan daño a tu salud y al medioambiente.

Las toallas sanitarias y tampones:

Es de las formas más comunes de vivir la menstruación, pero debemos ser conscientes de los riesgos a la salud de nuestra vagina y vulva. Las toallas y tampones son fabricados en su mayoría con plásticos, tejidos sintéticos e industriales y están blanqueadas con cloro y dioxinas e impiden la transpiración en épocas de calor. Además de todo el daño al medioambiente que aporta el desecho de miles de estos productos, ya que tardan años en descomponerse.

Las compresas reutilizables:

Fabricadas con algodón ecológico 100% y no contienen ni tintes ni químicos, tienen una vida útil de hasta 2 o 3 años. Es un método antiquísimo, usado por madres y abuelas, que forma parte de nuestra herencia menstrual. Aqui en Nicaragua diversos emprendimientos como Luna Verde o Bios Lunetas ofertan las toallas reutilizables, para que vivas una menstruación consciente y segura.

La copa menstrual:

Se patentó en 1937, aunque es muy poco conocida, es fabricada con silicona médica, hipoalergénica, es reutilizable e inocua a la salud, no cambia el PH de la piel y no reseca nuestros órganos. Tiene un tiempo de vida de hasta 10 años. Además te ayuda a conocer mejor tu vagina, vulva y tu fase menstrual: tu sangre, su color y cantidad.

El sangrado libre:

Dejar la sangre correr o aprender a retenerla con tus esfínteres hasta que decidas ir al baño y soltarla (mediante ejercicios Kegel, por ejemplo). Es un método que te ayuda a conocer las etapas de tu fase menstrual, las cantidades de tu sangrado y a vigorizar tus movimientos pélvicos. Además fortalece a que menstruemos de forma abierta, libres y sin temor.

Podes considerar tu sangre menstrual como algo sagrado o no, usarla para regar tus plantas, hacer arte menstrual o simplemente desecharla, esto no quiere decir que no has logrado conectar con tu proceso menstrual. En todos los casos te invitamos a que retomes el vivir de manera positiva tu ciclo y entables una mejor relación con tu útero y tu historia menstrual.

En pleno siglo XXI el cuerpo femenino y los ciclos menstruales son procesos parcialmente desconocidos, ignorados e inclusive menospreciados. Romper con los tabúes, hablar con nuestras familias, círculos de mujeres, amigas, hijas y celebrar nuestros ciclos colabora a que los resignifiquemos.

Incorporarlos en nuestra educación, cultura y hábitos diarios nos permitirá dejar de verlos como una debilidad a superar y en cambio habitarlos con gusto y sin vergüenza.

Autoras:

Deliana Solís. Dirección de arte para cine y TV.

Raquel Gómez. Diseñadora escénica, artista teatral y docente universitaria, miembro del equipo multidisciplinario Versus Laboratorio Teatral.

Deja un comentario