Pancartas para la memoria

No se puede hablar ni construir historia sin nosotras las mujeres, mucho menos si se trata de un pueblo que salió a las calles a reclamar la garantía de sus derechos y a exigir sus libertades, ahí estamos las mujeres una vez más queriendo ser libres por derecho, las que salían por primera vez y las que salimos antes, pero urgidas de tener nuestra propia voz, dispersas o juntas.

Cuando retomamos los espacios que nos pertenecen también recuperamos nuestros relatos. No necesitamos que alguien hable por nosotras, somos escribanas y protagonistas de nuestra historia, podemos y tenemos mucho que decir, queremos ser escuchadas y leídas, o plasmarlo en esa superficie que pintamos con tiempo, improvisado, con ayuda o a escondidas y nos lo llevamos a la calle.

No queremos olvidar ni ser olvidadas, ¡no podemos olvidar!, y siempre estaremos enfrentando al poder cuando se manifieste de forma arbitraria, ese poder para el que una pancarta representa una amenaza porque no puede soportar que no nos callemos, que no te calles vos ni yo con mis fotos, que al final de cuentas también son mi pancarta.

Autora (fotos y texto): Lucero

Deja un comentario