Mujeres y feministas: un pilar de resistencia y sororidad

Como dice la canción: Me han estremecido un montón de mujeres, mujeres de fuego… como la valiente chavala de Ticuantepe que no se dejó replegar ni intimidar por un grupo de antimotines, las mujeres de Jinotega que a punta de pailas y palabras hicieron retroceder a los antimotines y las mujeres de Masaya que cada noche dejaron mensajes contundentes al Comisionado Avellán.

Las mujeres nicas han luchado desde todas las trincheras, jóvenes y adultas, guerreras que desde los años 80 reclamaron sus derechos dentro del FSLN, que en los 90 se distanciaron del partido y que cuando éste llegó al poder siguieron exigiendo sus derechos.

A finales de los 90 las feministas denunciamos los abusos del caudillo, cuando Ortega violó a su hijastra, en 2006 reclamamos con uñas y dientes el derecho a decidir, derecho negociado con las iglesias por el mismo Frente; así las feministas no nos hemos quedado quietas ni calladas durante estos 11 años de desgobierno y entre otras cosas todos los días exigimos justicia ante la violencia patriarcal que hace prevalecer un clima de impunidad en Nicaragua.

Nicaragua a 5 meses del estallido social, enfrenta una lamentable crisis política y económica, jamás vivida en los últimos 40 años de su historia. Organismos de derechos humanos, nacionales, como la ANPDH e internacionales como la ONU, en sus últimos reportes advierten: más de 480 asesinatos, más de 320 presos políticos, más de 1,300 desapariciones forzadas/secuestros, casi 4 mil personas heridas, 98 con secuelas permanentes y más de 23 mil personas en desplazamiento forzado, producto de la persecución política.

Envueltas y trastocadas por la crisis hemos estado todas, y con certeza podemos decir que las mujeres somos un pilar fundamental de resistencia y sororidad, ya que hemos asumido roles valiosos desde todos los frentes, pero nuestra presencia y participación ha sido visible en algunos casos e invisible en otros.

Entre tantas líderes, se nos vienen a la cabeza como arte de lucha:

Sandra Ramos y Azahalea Solís, históricas defensoras de los derechos de las mujeres, ambas miembras de la Alianza Cívica e integrantes de la Comisión de Verificación y Seguridad.

Francisca Ramírez, mejor conocida como Doña Chica, líder de la lucha anticanal, quien ha sobrevivido a varios ataques e intento de asesinato y a pesar de eso sigue combativa.

Nahomi Marcenaro o Comandante Masha, guerrera que a pesar del cáncer que padece, se tomó las calles de su pueblo y ahora está en el exilio.

Madeline Caracas, líder estudiantil, participante de la mesa del Diálogo Nacional y de la Caravana de Solidaridad Internacional con Nicaragua.

Irlanda Jerez, líder del mercado oriental, promotora de la desobediencia civil y fiscal y ahora presa política.

Los medios han destacado a las aguerridas, políticas y víctimas de la represión, así nos hemos topado con imágenes de las que en su momento se atrincheraron y también con las madres que lloraron a sus hijxs, asesinados en los primeros meses de las protestas; pero no debemos perder de vista a las que hemos asumido otros roles y que también hemos hecho aportes, las mujeres de los tranques, las defensoras, activistas y ciberactivistas, psicólogas, doctoras, enfermeras y artistas.

La represión gubernamental nos ha pasado la cuenta a todxs, aunque la mayor parte de los asesinados por el régimen han sido hombres, las mujeres organizadas y autoconvocadas también hemos sido víctimas de lo que acontece en el país y seguimos pagando las consecuencias.

La Iniciativa Nicaragüense de Defensoras de Derechos Humanos, entre el 28 de abril y el 12 de septiembre, ha generado 19 alertas internacionales, donde se planeta la grave situación que enfrentan defensoras, activistas y periodistas nicaragüenses, entre ellas 37 mujeres y 6 colectivos u organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres.

El movimiento de Jóvenes Feministas Las Malcriadas, entre mayo y lo que va de septiembre, ha denunciado a través de sus redes sociales el secuestro de más de 50 niñas, adolescentes y mujeres, provenientes de Managua, Masaya, Carazo, León y Matagalpa principalmente.

La mayor parte de ellas aparecieron un par de días después, luego de haber sobrevivido a torturas y abusos. Haber sido apresadas y liberadas, pero más de la mitad se han convertido en presas políticas del régimen actual. 35 mujeres continúan detenidas ilegalmente y están siendo criminalizadas, enjuiciadas y procesadas, entre ellas una mujer trans.

“Estamos con ustedes, no las vamos a dejar. Hasta que sean libres no vamos a dejar de luchar.”

María Teresa Blandón

Serenata feminista

I am raw html block.
Click edit button to change this html

Traer a la memoria a las madres de abril y mayo, a las mujeres de Carazo que dieron a luz en los tranques, a la niña trabajadora que fue violada en el tranque de Las Maderas, Tipitapa y a la estudiante embarazada que perdió a su bebé tras ser golpeada por paramilitares, nos obliga a tocar nuestras conciencias y recordar que como sociedad no podemos perdonar ni olvidar.

Fotografía principal: Lucero Arte Social / La Quimera

Fotos de la galería, en orden de aparición (tomadas de): amnistía.org, Alejandra Gonzáles/ La Quimera, Oxfam Intermon, Oscar Acuña /Cortesía.

Deja un comentario