Mujeres abriendo brechas 2: fortaleza y perseverancia

Muchas mujeres a lo largo de la historia han destacado en la ciencia, el arte y los deportes, gracias a nuestras predecesoras muchas de nosotras cumplimos nuestros objetivos y superamos nuevas y más desafiantes metas. Cuando hablamos de abrir brechas en campos en donde no se observan muchos rostros de mujeres podemos decir que somos perseverantes, a pesar de que nos encontramos con muchos obstáculos puestos por la vida y la sociedad. En esta ocasión conversamos con María Raquel, Alejandra y Rudy, chavalas increíbles que rompen muchas barreras y destacan en las áreas que las apasionan.

María Raquel Escorcia Pérez, probarse en cosas nuevas.

María Raquel, graduada de la carrera de Ingeniería Química, nos cuenta que antes de estudiar su carrera, matemáticas era la materia que más le costaba, pero al lograr resolver un problema matemático complejo se sintió motivada a seguir superando retos más desafiantes. Actualmente trabaja en procesos logísticos de importación y exportación y en sus tiempos libres colabora socialmente en el centro de formación Ángel de la Guarda, agradece mucho haber estudiado Ingeniería Química porque considera que la universidad desarrolló en ella una gran capacidad intelectual que le ayudó a superar muchos retos que tuvo que enfrentar. “Mi proceso para estudiar la carrera ingeniería química era entre el miedo, sentirme una aventurera y sentir que no estaba en mi ramo”. 

Le llamó la atención la ingeniería química por el cómo los cuerpos tienen la capacidad de auto transformarse, “como estos cuerpos pasan a ser otra materia, que se adapta a otras condiciones y aunque traen consigo las características primarias ya es prácticamente algo distinto”. Ese interés precisamente ha sido aplicable en ella misma como persona que se adapta a los cambios, porque ser auto cambiante es parte de su estilo. Escorcia nos comparte que “fue difícil saber que me sería muy difícil encontrar un espacio laboral, pero estoy muy agradecida con lo que estudié porque me dio el espacio intelectual para ver las cosas distintas al momento de llegar a otro tipo de áreas laborales”.

“De mis estudios me queda el desenvolvimiento, la interacción con las personas, la agilidad para resolver problemas y el profesionalismo” menciona María Raquel.

Aunque su trabajo actual se relaciona muy poco con su carrera universitaria, este le ha dado la oportunidad de crecer laboral e intelectualmente y nos asegura que es en el campo abierto donde definitivamente vas a aprender, “en las clases tenés que seguir un esquema y un razonamiento de cómo resolverás los problemas, pero cuando vas al campo y ves la realidad es totalmente otro mundo y muchas cosas las aprendes de cero”. Considera que probarse a una misma en nuevos retos te ayuda a ver cómo desarrollas la creatividad que tenés en otros aspectos. “Aunque a veces eso pareciera informal, realmente es la capacidad de probarte de que sos muy hábil para muchas cosas”. María Raquel piensa que lo que hace sentir autorrealización en las personas va más allá de un grado o estudio, tiene que ver con el hecho de ser versátiles en tantas áreas, retarse y encontrar nuevas cosas que te apasionen.

Alejandra Escoto, creatividad en movimiento.

Alejandra es una mujer creativa y llena de energía, actualmente hace dirección de arte para televisión, publicidad, cine y fotos y es un mundo que la apasiona. Estudio Diseño de Productos y después de graduarse y probar tuvo la oportunidad de trabajar en el mundo de la dirección de arte, “mi espíritu es el de estar cambiando, me encontré con la oportunidad de hacer la ambientación para un proyecto audiovisual y me lancé de cabeza sin saber absolutamente nada, y pues fue como una súper escuela para mí”.

Ella nos cuenta que el mundo de la dirección de arte es muy amplio, se trata de crear la parte estética del producto audiovisual dándole vida a esos espacios que no existen, justamente ha tenido la suerte de aprender y trabajar en el maquillaje de efectos, “cada especialidad tiene todo su mundillo mágico de cómo hacer las cosas, es una cuestión de maña adquirida a partir de la experiencia, se trata de experimentar e improvisar”. 

Al ser un trabajo que requiere mucha creatividad e ingenio, Alejandra es una mujer muy curiosa y cada proyecto nuevo es como empezar de cero, “en los efectos es una cuestión de ingeniárselas, realmente se utilizan cosas bastante sencillas, como laca, jeringas, atomizadores, soda, espray de cabello, etc., cosas que nunca pensarías que funcionarían para eso”.

Los motores creativos de Alejandra son muchos, cuando tiene bloqueos creativos, a ella le gusta estar conectada con la naturaleza, observar su entorno, ver muchas referencias de personas creativas, tomar fotografías de cosas que le llaman la atención y sacudir el cuerpo para que las ideas fluyan.  Nos comenta que se siente muy orgullosa y privilegiada de ser parte de este mundo, aunque en nuestro país es un campo laboral muy pequeño, “somos pocas personas que hacemos esto en Nicaragua, aunque se asocia con la delicadeza o lo estético yo hago muchas otras cosas, es una profesión muy técnica, tenés que saber de materiales, de física, de química, de clima, etcétera.”

“En mi cabeza hay muchas imágenes visuales y me gusta relajarme para ordenarlas y darles cuerpo”, nos cuenta Alejandra.

Ella considera que debería haber más espacio en donde se promuevan este tipo de profesiones, el año pasado comenzó a dar clases sobre la dirección de arte y se siente muy honrada de compartir sus conocimientos con nuevas generaciones creativas.

Ruddy Vanesa Barrera Arcia, fortaleza y perseverancia.

Rudy Vanesa es una chavala apasionada por el rugby, todo comenzó hace siete años cuando una amiga la llevó a un entrenamiento y desde ese momento despertó su pasión por ese deporte. Actualmente trabaja como asistente administrativa de mercadeo para una importadora de licores y es una atleta de rugby, “cuando comencé en el rugby tuve comentarios negativos, me decían que porque era mujer no iba poder, que ese deporte era para hombres, o los deportes no eran para mí”, pero para ella ese tipo de límites es necesario romperlos y saber que en los desafíos encontrarás tus fortalezas.

Para ella el rugby es un deporte que exige mucha técnica, respeto hacia la persona con la que estás compitiendo, trabajo de equipo, valores sólidos, respeto y perseverancia “las personas creen que es un deporte rudo o que solo vas a ir al contacto y a la desorganización, pero es todo lo contrario, es astucia, velocidad y saber cómo vas a llegar hacia la otra persona”.

Para Rudy el deporte es una base sólida que libera, recuerda especialmente cuando en un entrenamiento estaba muy cansada y su entrenadora al verla le dijo tu sacrificio de hoy va a ser tu logro del mañana”, esa frase la acompañó en su mente cuando levantó su medalla en los juegos centroamericanos y vio reflejado en ese momento todo su esfuerzo y perseverancia. Actualmente forma parte del Managua Rugby Football Club, club fundador del rugby en nuestro país, y de Las Panteras de Managua e inspira a las chicas a que pierdan el miedo y crean en ellas mismas. 

“Si nunca te llevas al límite, nunca vas a saber hasta dónde podés llegar, si no te probas a vos misma no vas a poder brillar con tu propia luz”, asegura Ruddy.

Ser una misma, encontrando su fuerza interna

María Raquel nos asegura que todas tenemos la posibilidad de ser auto cambiantes, mientras que Rudy nos comenta que podés encontrar tu fortaleza en cada nuevo desafío y Alejandra dice que siempre es bueno evitar estancarse y mover la energía creativa. Rudy, María Raquel y Alejandra consideran que es muy importante retarse, reinventarse y probarte a vos misma en diferentes áreas para descubrir en vos toda la fuerza interior que te hace brillar. 

Realizado por:

Raquel Gezpi, diseñadora, artista teatral y docente universitaria. Entusiasta de la ilustración y la fotografía analógica, miembra del grupo multidisciplinario VersusLab. 

Johana Baca, Fotógrafa, Camarógrafa y editora de video.

Foto de portada: Johanna Baca.

Fotos internas: Johanna Baca y cortesía

Deja una respuesta