¡Lo virtual también es real!

La Quimera

, CiberChicas

La violencia de género traspasa las fronteras digitales y puede afectar a cualquier mujer sin diferenciaciones; por ello, cuando Alex se enfrentó con el acoso virtual de una ex pareja, también se encontró con una pregunta recurrente “¿cómo a una feminista le pudieron hacer esto?”.

Un estudio de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) determinó que, a nivel mundial, las mujeres con más probabilidades de experimentar acoso digital machista son las mujeres que están o han logrado salir de una relación violenta, sobrevivientes de otros tipos de violencias y mujeres con perfiles públicos como periodistas, políticas o generadoras de opinión.

Tras terminar con su pareja, Alex se encontró con expresiones de violencia tales como revisar sus publicaciones y “likes” en redes sociales que posteriormente desencadenó en un acoso digital referente a amenazas, mensajes agresivos, intentos de contactarla a toda costa, suplantación de identidad de otras personas para acercarse a ella y, finalmente, exponer su vida privada y difamación en su blog personal.

“Es traumante vivir esto y todavía tener que dar explicaciones te duele”, manifiesta al considerar que en este proceso se encontró con miedo, frustración y paranoia al reconocer las violencias sistemáticas que ejerció un ex novio como método de venganza al terminar la relación; “me da miedo encontrarmelo en la calle”, expresa.

Para Gabriela Morales, psicóloga en el Centro de Desarrollo Psicosocial Ignacio Martín Baró de la Universidad Centroamericana UCA, algunas de las afectaciones a largo plazo pueden ser crisis depresivas, estrés postraumático, transformación sobre su autoconcepto -como se visualiza a sí misma-, dificultad en confiar en las personas y en volver a su rutina diaria; por ello, considera necesario acompañar a las mujeres que sufren de violencia digital ya que “si las dejamos solas, hay una línea muy delgada de que se deteriore emocionalmente”, menciona.

A continuación, la psicóloga Gabriela Morales brinda algunos consejos en carácter psicoemocional para mujeres que pasaron o están pasando por una situación de violencia digital:

  • Buscá ayuda profesional: El acompañamiento terapéutico aporta a la recuperación de las mujeres. Si no podés costear una cita psicológica, el grupo @Sanar_nic brinda atención de emergencia.
  • Visitá círculos de apoyo: Frecuentar espacios seguros para exteriorizar tus sentimientos y priorizar tu interacción con otras personas.
  • Escribí lo que sentís: La escritura es una herramienta terapéutica que permite ventilar emociones y liberar estrés acumulado.
  • Entendé tu experiencia: Comprender tu vivencia facilita el proceso de recuperación y la reconexión con vos misma.
  • Infórmate más: Leer bibliografía feminista te ayudará a deshacerte de cualquier culpabilidad al asimilar las razones estructurales de la violencia digital.

“La historia sería diferente si no fuese feminista y no tuviera el apoyo de otras feministas ya que no me hubiese dado cuenta que no tenía por qué soportar esto” comenta Alex al recordar que recibió soporte de varias mujeres al hacer una denuncia pública de su situación en Twitter.

Una investigación de la Universidad en Castilla – La Mancha determinó que las mujeres entre 16 a 29 años de edad comprenden el grupo poblacional más expuesto a sufrir violencia en entornos online ante el incipiente registro de denuncias públicas en redes sociales de usuarias que mencionan haber experimentado acoso virtual por una ex pareja.

Según Gema Manzanares, comunicadora social, fundadora de EnREDadas, por el arte y la tecnología y facilitadora de espacios de autodefensa digital: “las violencias digitales son una continuación de la violencia que vivimos lejos del teclado” ya que se rigen por un desprecio a lo femenino, la perpetuación de roles de género y el uso de términos denigrantes que se traducen en discursos de odio.

Por su parte, Manzanares señala algunas opciones viables de seguridad digital para que las mujeres se protejan ante una situación de violencia virtual como el ciberacoso de ex parejas:

  • Fortalecé contraseñas: Ante hackeos o revisión de tus cuentas personales se deben cambiar contraseñas, de forma tal que sean más difíciles de descifrar.
  • Ajustá las opciones de seguridad: La sección de configuración -en algunas redes sociales- contiene opciones de seguridad como “autenticación de dos pasos” o recibo de “alertas de inicios de sesión”.
  • Filtrá tus contactos: Es recomendable eliminar a personas que no conocemos personalmente o que sean cómplices de la violencia.
  • Bloquea y denuncia: Las plataformas digitales y aplicaciones de mensajería permiten bloquear o denunciar a las personas que ejercen el acoso y otras formas de violencia a través de las tecnologías.

Alex manifiesta que sus mecanismos de protección fueron la privatización de sus cuentas en redes sociales, no revisar comentarios para fomentar su “paz digital”, asistir a terapia psicológica y contarle su situación a amistades e integrantes de su familia para ampliar sus redes de apoyo; además, recurrió a asesoramiento legal.

Tras acomodar sus anteojos, finaliza con un contundente mensaje para mujeres que, como ella, sobreviven a la violencia digital: “Las abrazo, sé que no es fácil y hasta te juzgás a vos misma, pero ninguna mujer está exenta de esto. No tengan miedo en contar, aunque digan que una relación es de dos, es necesario hablar de tu realidad para recibir un respaldo; incluso, escuchar las experiencias previas de otras mujeres con estos hombres ayudará a prevenir”.

Autora:

Thais Xiu. Activista feminista y ¾ de periodista. Aficionada por la poesía.

Deja un comentario