Las Divinas Comedias: call centers, relaciones abiertas y amigas al rescate en la madrugada

Hacer reír a la gente es difícil, una cosa es que seas graciosa/o contando los malos momentos de tu vida y que tus amixs se rían (para no llorar) y otra es que la gente se orine de la risa porque tu jaño te pidió un trío y en pleno acto te dejaron afuera y se convirtió en un dueto.  Así es como Las divinas comedias nos cuentan sus experiencias en esto de hacer stand up comedy en el paisito. Priscila, Andrea y Gabriela nos comentan que en el escenario les pasa de todo, desde que la gente se comience a reír con tan solo iniciar el chiste, o se quede callada, o llore o digan: ¡awuebo, eso me pasó a mí también!

Andrea y Priscila se encontraron gracias al proyecto “Cosas raras que hago para superar esta crisis” que se dio en 2018 y Gabriela se les unió después, las tres coincidieron en hacer un espectáculo en conjunto y después del primer show notaron que al público le encantó la propuesta y volvieron a repetirlo.

Se encontraron con el stand up de maneras distintas, Gabriela Oseda inició con un grupo de teatro llamado Los Wampiros en el 2014, el cual inicialmente era un formato de teatro que posteriormente giró hacia el stand up, a finales del 2016 se retiró para retomarlo ahora en el 2019 más fuerte que nunca; Andrea Pilarte tenía la idea de contar cuentos cómicos, pero no sabía por dónde empezar, gracias a un evento producido en 2017 por una amiga, se presentó con muchos nervios y al público le encantó su propuesta, lo que la impulsó a continuar. Tomó un curso de escritura para stand up en Honduras donde también se presentó y ha continuado performiando desde entonces; Priscila Rosales comenzó gracias al proyecto “Cosas raras”, pero siente que su estilo va muy de la mano con lo que ha venido haciendo desde 2010, que es teatro y narración oral, aunque al principio no sabía mucho cómo funcionaba el formato, lo intentó usando las bases y técnicas similares del teatro, pensando que es como contarle una historia a alguien, desde entonces sigue haciendo reír al público con sus shows cargados de personajes y vestuarios.

“Solía ser una persona tímida, de eso ya no queda nada ahora. Cada vez que estoy a punto de subirme al escenario estoy llena de nervios, pero una vez arriba se me pasa, puedo ser yo libremente y expresarme.” nos cuenta Gabriela.

Para entrar al fogueo del escenario y hacer reír, Las divinas organizan su material para hablar de todo: la muerte, las familias, las entrevistas de trabajo, las borracheras, el amor y el desamor, las relaciones abiertas y las que no lo son tanto, pero sobre todo: sus historias como mujeres en este país: “tiene que ser algo tuyo, no puede ser un texto que alguien más escribió para vos, sea que estemos deconstruidas, no deconstruidas, vivimos en el mismo sistema y es inevitable que vivamos cosas similares entre las mujeres, difícilmente esos temas van a dejar de existir” nos comenta Priscila. Ellas toman sus alegrías, tristezas, aciertos y tropiezos y en forma cómica y nos cuentan cómo han lidiado con todas estas experiencias, partiendo siempre desde sus vulnerabilidades y exponiendo sus yo más íntimos en el escenario, riéndose de todos estos temas.

“Las historias del stand up, en cualquier tema, parten de tus experiencias y quién mejor que vos para contarlo. Conectas con el público desde la sinceridad, del cómo te pasó lo que estás contando, y desde ahí ya el público se ríe de lo que estás diciendo.” Priscila Rosales.

La comunicación con el público es otro aspecto que balancear, Priscila, Andrea y Gabriela leen constantemente la interacción del público con el show, interpretan sus gestos, sus risas, observan detalles llamativos, conversan con ellos, a como nos dice Andrea: “para transformar detalles comunes o rutinarios de la vida en algo que a la gente le prenda el foco y le de risa.” Priscila añade “la mejor conexión que he tenido es cuando la gente ya casi empieza a hablar o a contestarme lo que estoy diciendo, como que tuviésemos una conversación tal cual, pero desde otro plano.”

Las divinas coinciden en varias cosas y al mismo tiempo tienen experiencias divididas en varios puntos también, lo mismo sucede con el público. Puede que en algún momento el chiste no sea sobre un tema del cual te quieras reír, Priscila nos dice “creo que ahí la gente tiene que hacerse responsable, no es que vamos a irrespetar, pero tampoco vamos a hablar de temas sólo para agradar a todo el mundo, si nos interesa hablar del aborto, por ejemplo, obviamente que vamos a exponer lo que pensamos de eso.” Ellas no buscan cambiar el pensamiento de las personas, sino más bien exponer sus ideas a través de la comedia y proponer un espacio de intercambio a partir de ellas, el objetivo no es llegar a un gran consenso final sobre las cosas, sino más bien dejarte la pregunta: ¿y vos, qué pensás sobre eso?

“Que la gente se sienta identificada con lo que digo es lo más lindo que he sentido, cuando hablas de un tema difícil y la gente dice: ¡es cierto, a mí también me ha pasado! Entonces estamos todos y todas en esa noche, en ese espacio, riéndonos de cosas que nos han sucedido, que nos duelen, que nos han tocado” nos dice Andrea.

Las divinas comedias seguirán presentando sus shows llenos de humor, dejándonos reflexiones, historias de vida, cosas con las que nos identificaremos y cosas con las que no, lo genial será siempre poder compartir un espacio en donde intercambiemos carcajadas, llantos, jolgorio y, porqué no, uno que otro: ¡wuuu, ahí es!

Raquel Gómez. Diseñadora escénica, artista teatral y docente universitaria, miembro del equipo multidisciplinario Versus Laboratorio Teatral.

Fotografías y videos por Camaleoni

Cortesía de Las divinas comedias

Deja un comentario