La lucha a través del arte

La Quimera

, Voces

“Es necesario estar asombrado, indignado e infectado, solo así es posible cambiar la realidad… ” 

“La creatividad es el catalizador por excelencia para las aproximaciones de los opuestos. A través de ellos, las sensaciones, las emociones, los pensamientos, son llevados a reconocerse entre sí, a asociarse, e incluso la confusión interna toma forma”. 

Dra. Nise da Silveira

Recuerdo ese enero del 2018, me encontraba en una de las crisis más difíciles,  mi salud mental estaba pendiendo de un hilo y acabé en el consultorio de un psicólogo hablando de mi pasado que me perseguía, yo tenía un episodio de depresión y ansiedad provocado en aquel momento por “exceso de trabajo”. Mi psicólogo, cerraba la sesión con la frase, “el arte te ayudo a sobrellevar tus traumas”, nunca lo había interiorizado de esa manera, hasta ese día. 

Lo comprendí.

El arte se convirtió en mi estandarte sin buscarlo, mi extensión, en la manera en que podía expresarme al mundo, tener una voz. Lo que no sabía es que a través de mi arte iba librar batallas y ganar espacios no solo personales sino políticos. 

Vivir mi activismo mediante el arte nunca fue un camino sencillo, elegir que el arte es político y no algo meramente decorativo o hermoso, es una definición que no muchos queremos adoptar, porque es duro, te duele, te desarma, te estresa, te hace querer informarte más, ser mejor,  que tu creación genere sensibilidad en el espectador, y no podes parar porque tras una situación viene otra.

Boceto de un estallido social anunciado

Los estallidos sociales nunca inician de la nada, son la sobrecarga de injusticias, corrupción y futuros inciertos creados por sociedades elitistas que benefician a unos pocos. La insurrección de abril, fue esa chispa  iniciada por la voracidad del fuego devorando el manto verde de la “Madre”, avivado por la anciana golpeada por exigir lo que por ley le corresponde después de años de trabajo arduo, y el estallido definitivo con el primer caído.

Con el estallido vinieron más muertes, los llamados de auxilio del pueblo atacado por las fuerzas de represión que no cesaban, las desapariciones eran los buenos días o las buenas noches. 

Y todxs elegimos sin preparación hacer lo que la situación ameritaba, nuestra conciencia y la indignación exigían hacer algo, en mi caso me volqué nuevamente a mi estandarte… el arte.

El arte para: resistir, incidir, conectar, sanar y recuperar espacios

Mis procesos creativos son un cuestionamiento muy recurrente en mi vida como creadora, la curiosidad de develar el velo de cómo procede una idea a un medio físico, siempre ha sido un misterio para las personas que no me conocen. La realidad es que no hay magia solo trabajo, soledad, lágrimas a veces,  alegrías, momentánea abstracción y una dosis de locura. Para el arte como activismo se le suma el factor tiempo siendo un determinante, el compromiso, la responsabilidad y muchas veces los ánimos que te atrapan en un “bajón” el cual te hacen la labor difícil, pero no podes parar.

Ha sido solitario lo admito, como mujer me he sentido vulnerable en algunos momentos, porque la situación nunca nos ha dado buena cara, antes y durante la crisis que estalló en Abril. Hay que rescatar que la  situación ha sacado no sólo lo bueno de las personas, sino todo el prejuicio, la misoginia y la mentalidad conservadora que ha reinado siempre.

Por tanto, mi trabajo se quiere enfocar en temas que vayan más allá de solo la Crisis de Abril, porque seguimos luchando con un sistema que no sólo quiere aplastar a las masas que reclaman, sino que quiere destruir la participación activa de las mujeres en los diferentes espacios.

En esta lucha puedo permitirme sentir algo más  que dolor o angustia, y eso lo recupero haciendo lo que amo y me apasiona: CREAR. Reconozco  que vivir a través de esto me ha regalado coincidir con personas tan diversas y únicas que me han ayudado a crecer, a sanar y me he conectado con ellas sin importar la distancia.

Agradezco ante todo a mis hermanas feministas, que han jugado un rol inmenso en mi crecimiento,  en mi curación, han sido una guía, una mano y sobre todo un lugar seguro donde siento que puedo empezar a buscar otras formas de expresión y sentirme acuerpada.

Desde que mi memoria lo permite, las injusticias no me pasan de lado ni lo harán jamás.

Hace ya casi dos años…

Y ahora firmemente creo que

El arte es político 

El arte como activismo

El arte como mecanismo de incidencia

El arte trasciende la barrera del idioma 

El arte como sanación

El arte en la recuperación de espacios 

El arte para construir la memoria colectiva

El arte es feminista como yo. 

Autora: Tania Ortíz / Ingeniera ambiental /  Artivista feminista

Ilustración: ElGatoNegroLunar

Deja una respuesta