Halinda Real Miranda: de camino a la NASA

Una noche muy especial Halinda y su padre subieron al techo de su casa a ver el espectáculo de las Gemínidas, una lluvia de estrellas, que duró unos momentos pero que perduró en su memoria hasta la fecha, siendo el punto de partida para que desde niña ella deseara conocer más sobre las ciencias del espacio y las tecnologías. En esta ocasión, en Ciberchicas, conversaremos con Halinda Real Miranda, una chavala llena de energía, sed de conocimiento y creatividad humanista que va de camino a la NASA (Administración Internacional de Aeronáutica y Espacio en Estados Unidos).

“La ciencia fue una curiosidad, de aquellas que me dicen: tenés que saber mucho más e investigar por tu propia cuenta para hacer avances que salgan de vos misma”, nos comenta Halinda, de 17 años, quien estudia su primer año de la carrera de Ingeniería en Sistemas en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Se define a sí misma como una chavala a la que le apasiona la ciencia, leer, tocar la guitarra eléctrica, jugar ajedrez y buscar una forma de ayudar a las personas.

Cómo inició el camino

Halinda nos comenta que en 2020 tomó un curso introductorio en Ingeniería Aeroespacial en una academia STEAM (Science Technology Engineering Arts Mathematics), promovidos por la embajada de EEUU y el Instituto de Ingenieros eléctricos, como dicho curso no tenía continuación, buscó más opciones para poder seguirse formando y encontró la posibilidad de vivir una experiencia en el campamento International Air and Space Program en la NASA (IASAP), entonces decidió aplicar “a mí siempre me ha gustado intentarlo todo, aunque a veces crea que no lo pueda lograr o todos se pongan en contra, soy más de intentarlo y ver qué es lo que pasa”, nos comenta. Para poder aplicar debía presentar la propuesta de un proyecto que combinará tecnología y ciencia: “recuerdo que yo le pregunté a mi papá que problema tienen los astronautas en el espacio y que yo le buscaba la solución, entonces él me dijo que los astronautas tenían problemas con la micro gravedad, entonces en el proyecto propuse una solución mediante un dispositivo que mida los datos médicos del astronauta: carbohidratos, proteínas, vitaminas, si está siendo sedentario o necesita ejercicio para evitar la atrofia muscular o problemas en los huesos, en momento actual. Además, que el dispositivo pueda enviar esos datos del astronauta a la base terrestre en tiempo real, para que así todas las personas estén atentas al estado del astronauta”.

Al ser notificada que había sido aceptada dentro del programa se sintió muy feliz y orgullosa de ella misma, al saber que logró una de las metas más ansiosas que se ha propuesto, ir a la NASA. En el campamento, que tendrá lugar en el Space & Rocket Center de la NASA, formará equipo con los otros 60 seleccionados a nivel mundial para presentar un prototipo de un proyecto nuevo y, de ser seleccionado, este será aprobado por los/as mismos/as astronautas que estén en la Estación Espacial Internacional (ISS, del inglés International Space Station).

Crea las cosas a su propia manera

Halinda considera que en el futuro la tecnología estará aún más presente en nuestras vidas, por eso ella quiere relacionar más este ámbito con las ciencias del espacio y de alguna forma ayudar a las personas con sus inventos y creaciones, por eso mismo nos menciona que su proyecto iba destinado a ayudar “el objetivo del proyecto es que ayude a la comunicación en el ámbito aeroespacial: combina la tecnología, la medicina, la ingeniería, la robótica y la mecánica; el proyecto se basa en un estudio y análisis en tiempo real que pueda servir para evitar algunos accidentes en el espacio para los astronautas”.

Por otro lado, ella considera que las cosas no pueden dejar de hacerse solo por temor a que no salgan a como pensamos, ella es una chavala perseverante, intenta y lleva a cabo sus ideas e inventos hasta que funcionen, “si no funciona a la primera, probablemente funciona a la segunda o a la tercera o incluso en la décima vez, no todo se logra a la primera pero no todo se puede quedar sin hacer”, nos comenta.  

Las niñas en la ciencia en Nicaragua

Nos recuerda que es muy necesario e importante que como sociedad incentivemos a las niñas, adolescentes y jóvenes a perseguir su camino en la ciencia y la tecnología, para que puedan sentirse seguras de saber que pueden lograrlo, Miranda nos comenta que “por lo general los nicaragüenses no estamos acostumbrados a que las niñas estudien carreras relacionadas a la ingeniería, por ejemplo,  y como sé esto: en mi aula de clases de la universidad sólo había seis mujeres en comparación a los 30 varones que están cursando la carrera, es por eso que es algo diferente de lo usual. Por eso es algo bueno que muchas mujeres se interesen por estos temas de la ciencia y creo que deberían ser más aceptadas e incentivadas por la población”.

En el futuro, Halinda espera seguir ayudando a las personas con sus inventos en tecnología, traer de alguna manera la Ingeniería Aeroespacial en Nicaragua y dar oportunidades a más jóvenes que puedan perseguir sus sueños de estudiar una carrera relacionada a la ciencia y la tecnología.

Una manera para continuar apoyando el camino de Halinda Miranda hacia la NASA, y de esa forma seguir formándose para seguir realizando proyectos tecnológicos es colaborando en la recaudación de fondos para su viaje, en su cuenta de BAC en dólares 00114855, si desean tener más información la pueden encontrar en su cuenta de Instagram.

Raquel Gezpi, diseñadora, artista teatral y docente universitaria. Entusiasta de la ilustración y la fotografía analógica, miembra del grupo multidisciplinario VersusLab. 

Fotografías: Raquel Gezpi y cortesía.

Deja una respuesta