Geología con pensamiento de mujer

La Geología es una ciencia desconocida por buena parte de la población. En términos académicos [Geología] estudia el origen, formación y evolución de la Tierra, los materiales que la componen y su estructura. En los libros científicos, usualmente aparecen los nombres de los hombres como los grandes inventores, pero al paso de los años se han visibilizado los nombres de las mujeres, pues no es que no hayan aportado a la ciencia, sino que por siglos han querido hacerle creer al mundo lo contrario.

En este CiberChicas tenemos el placer de conocer a una joven geóloga nicaragüense, Rebeca Centeno Acuña, quien a sus 32 años es una mujer apasionada por la tierra, los minerales, el agua y la vida. Geóloga de profesión, Máster en Energía Renovable, en el campo laboral se ha destacado por ser una líder nata, coordina proyectos y tiene personal -masculino- a su cargo.

Llegada a la ciencia

Podemos decir muchas cosas de las mujeres en la ciencia, y particularmente la Geología por muchos años ha sido desempeñada por hombres, las mujeres que incursionaron en esta disciplina tuvieron que abrirse camino en medio de luchas para lograr ser respetadas. Sin embargo, esta realidad ha ido cambiando y en la actualidad más mujeres optan por estudiar esta carrera.

Después de varios dilemas sobre dónde y qué estudiar, Rebeca llegó a la universidad, estando ahí pensó en estudiar Paleontología, en esa búsqueda le dijeron que para ser paleontóloga, debía cursar la carrera de Geología primero. Y así se abrió el camino para lo que hoy es su carrera y su vida. Al poco tiempo de estudiar, se dio cuenta que dentro de la misma formación académica se promueven imaginarios machistas. Recuerda que lo primero que le dijeron es que debía trabajar en minería, ya que por ser mujer ese trabajo le sería complicado. Sin embargo, ella decidió conocer el terreno por sí misma y darse cuenta de que no le gusta trabajar en minería porque siente que en Nicaragua todavía no es un oficio responsable ni amigable con el medio ambiente. 

Se dice que ciencias como la Geología son campos mayormente ocupados por hombres, ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿A cuántas geólogas has conocido?

Lastimosamente es una ciencia que todavía sigue ocupándose por hombres en su mayoría. En la universidad las clases las imparten los hombres y desde ese momento es muy difícil, porque ya estás mentalizada a que técnicamente no te van a dar tu espacio o vas a ir a pelearlo. La buena noticia es que me he topado con grandes mujeres dentro del país que son muy valiosas para la ciencia nicaragüense y para el desarrollo de la Geología y sus especialidades. Yo creo que hemos mejorado muchas cosas, en el sentido de que ya entran más mujeres a trabajar en el campo de la Geología, pero siento que todavía sigue siendo un reto. 

Dentro de las cosas que yo amo hacer está la Geotermia y la Hidrogeología, y las dos personas que mejor me han tratado, con quienes he aprendido, personas que  puedo admirar han sido mujeres. Me doy cuenta que cuando yo digo “mi maestra fue, quien me enseñó fue” estoy hablando de una mujer y de su capacidad, de lo que ha logrado, de la brecha que ha trazado, de cómo han venido evolucionando y del camino que hicieron hasta el día de hoy. 

Dato curioso: Geología como carrera se instauró en el sistema educativo nacional en el año 1999, las precursoras fueron mujeres que estudiaron en el extranjero y al día de hoy sus investigaciones siguen siendo parte del material con el que se estudia en la universidad. 

¿Qué es lo que más te apasiona de tu profesión como geóloga?

A mí lo que más me apasiona definitivamente es el tema de ayudar, el tema de interés social. Cuando estudié la maestría en Energía Renovable fue justamente por eso. Fui la primera persona que tiene una especialidad como tal. Era un auge en ese momento, venían muchos proyectos a Nicaragua y yo dije “quiero ayudar”, que se entienda que meter una planta hidroeléctrica no es solamente el tema de electricidad, sino que tiene que ver con agua, fallas etc. Y en el tema de agua, mi otra pasión, la escasez de agua, la necesidad de la población, es un tema muy delicado. Por eso es que no me gusta la minería, porque no cumple con mis principios básicos.

¿Qué ha sido lo más desafiante dentro de esta carrera y tu recorrido profesional?

El desafío más grande ha sido ser mujer y ser joven, esto es una limitante espantosa. 

Definitivamente a veces quisiera tener más edad para tener un poco más de peso. No todo mundo acepta opiniones. Me ha pasado que estuve trabajando una vez y mi jefe de ese momento pensó que yo quería optar a su puesto laboral hasta que me logró sacar de la empresa. Cuando se es joven, una persona mayor se siente amenazada por la juventud, no trabajan en equipo.

También ser nicaragüense es un reto muy grande, lo digo a manera internacional, porque llegar a otros países o toparse con personas extranjeras y se dan cuenta que sos nica y joven, no creen que tenés la capacidad, el conocimiento y no creen que lo que uno le está diciendo es lo que es. Entonces ganarse el respeto, el hecho de que te crean, que te valoren, que mi opinión profesional sea respetada ha sido muy difícil. 

¿Cuál es la importancia de la perspectiva femenina en una carrera como la Geología? 

Tiene mucho que ver con la pasión. Creo que nosotras como mujeres cuando queremos algo lo hacemos con más interés, de una forma más amena, de una manera de calidad, nos compenetramos con ese tipo de cosas, no es una cuestión de hacer un trabajo, sino de un estilo de vida. El trabajo se hace más ordenado y al hacerlo más ordenado, logras mejores resultados. También las mujeres estamos más abiertas a compartir información, los hombres se sienten muy amenazados con sus puestos laborales. Las mujeres proponemos, enseñamos y muchas veces acompañamos. 

Esto también es una cuestión de cambio cultural, de que quitemos esa concepción de que las mujeres solamente estamos para puestos laborales en donde se van a vestir bonitas, van andar de tacones, van arreglarse, y no en lugares en donde dijiste una vez “son puestos laborales hechos o modificados para hombres”. Ser mujer da una perspectiva diferente, y al final en algún momento de la vida lograremos esa unificación de brecha que tenemos y dejaremos de pensar en que si sos mujer o sos varón, todo es que tengás la capacidad, los conocimientos, trabajar en equipo y que lo podás lograr. 

Tenaz, dispuesta y sin miedo

Rebeca se desarrolla en una empresa donde tiene funciones muy desafiantes, una de ellas es el estudio geofísico por método sismo eléctrico, otra es la inspección de pozo con cámara sumergible y la tercera es la supervisión para perforaciones. 

En Nicaragua actualmente solo existen dos personas -y ambas son mujeres- capacitadas para aplicar estudio geofísico por método sismo eléctrico, una de ellas es Rebeca y la otra es una de sus colegas. Ella comenta que cuando estuvo en la universidad estudió otros tipos de métodos geofísicos, que son los más normales acá en el país. Básicamente lo que hace el método es determinar profundidad de agua subterránea. “Es super delicado porque si vos decís que a 200 pies vas a encontrar agua, tiene que haber agua”.  

Rebeca nos explicó que las inspecciones de pozo con cámara sumergible se aplican para verificar que haya calidad de agua y que todo el cuerpo del pozo se encuentre en buen estado para que esté trabajando. Un pozo bien hecho puede llegar a más de 50 años de funcionamiento. La cámara sumergible lo que hace es que entra en el pozo y va verificando qué problemas puede tener. 

Por otro lado, la supervisión de perforaciones requiere de varios elementos; pues es revisar el sitio, ir viendo las rocas que van saliendo, ya que ellas son las que van indicando donde están los acuíferos y hacer los análisis con todas las descripciones geológicas. Antes de la perforación, Rebeca tiene que darle una idea al equipo técnico sobre los materiales que van a encontrar, porque no es lo mismo perforar con aire que con lodo. 

Sus siguientes pasos

Para Rebeca es importante seguir formándose para poder dirigir completamente un negocio liderado por ella. Sus próximas aspiraciones son una Maestría en Administración de Negocios -MBA- también está retomando la Maestría en ambiente. Nos cuenta que la vida la está llevando por ahí y para hablar de su trabajo profesional, siente que debe ir de la mano con el ambiente. “Muy pocos geólogos entienden que una cosa tiene que ver con la otra y que si trabajamos de esa manera y en conjunto estaríamos aplicando la carrera de una manera muchísimo mejor, porque hoy en día ya no podemos hacer ningún tipo de trabajo sin hablar de cuido al ambiente ni sensibilización a la población” concluye.

Margarita Dávila. Comunicadora social, activista feminista, locutora y productora radial. Ecoturista

Deja una respuesta