Constructoras de sueños

En 1987 un grupo de mujeres  de Condega se organizó para empezar la defensa de sus derechos y compartir de saberes, dando origen en 1990 a la Asociación Mujeres Constructoras de Condega – Nicaragua (AMCC), que a lo largo de los años lograron fundar la Escuela de Formación Técnica de Mujeres, y destacarse como las pioneras, en ofrecer los primeros cursos de construcción con tierra.

En este El Cuarto propio conversamos con dos integrantes de la asociación, que nos cuentan sobre sus aprendizajes al  trabajar la construcción de viviendas con tierra y cómo a través de su hacer, fortalecen la colectividad y el empoderamiento de las mujeres: ¡Empecemos!

Fátima Sánchez, Ingeniera y Arquitecta de tierra

Para ella su oficio es una “arquitectura social interesada en lograr una igualdad de género”. Nos cuenta que entró a la AMCC en 2015 porque estaba interesada en la arquitectura sustentable, e investigando, dio con la asociación.

¿Cómo aprendiste a construir con adobe?

“Yo había leído varios libros sobre la construcción con tierra pero con la AMCC, yo tuve la práctica, a través de una metodología de intercambio de aprendizajes con otros grupos de mujeres por ejemplo entre Totogalpa y Condega, siendo asesoradas también por mujeres arquitectas expertas en la construcción con tierra”.

¿Por qué  crear una asociación únicamente de mujeres?

“La AMCC sin duda tiene una raíz feminista y local con mujeres principalmente de Condega, que quiere aportar a que se borre esa brecha de desigualdad social, por lo que aplicamos la discriminación positiva en la formación técnica, donde el 80% son mujeres y el 20% son hombres, pero los espacios de Derechos sexuales y reproductivos son exclusivamente para mujeres. Desde 1987,  nació de una colaboración entre mujeres que estaban movidas con el feminismo, estaban inspiradas por la historia de Nicaragua y la participación de las mujeres y cuando construyeron la escuela primaria de Condega, ellas aprendieron oficios no tradicionales para mujeres y descubrieron cómo cambia la vida de las mujeres cuando adquieren ciertas capacidades y cómo eso se vincula con la autonomía misma; entonces desde ese inicio fue clarísimo que se concebía un espacio de formación para mujeres y por mujeres”.

¿Qué significado tiene para vos construir con tierra?

“Para mí construir con tierra como mujer, arquitecta y profesional, es la herramienta que he encontrado para las transformaciones socioambientales porque el material tierra es tan bondadoso con la naturaleza, es fácil de reciclar, se puede crear espacios más sanos en su interior y la reducción de materiales que impactan negativamente al ambiente, además que este material a diferencia de los industrializados, en vista de que es más laborioso hace una invitación a construir comunidad porque requiere de procesos donde se aprovechan los conocimientos locales, y la gente sabe que puede recurrir a este material sin gastar tanto. Además, nos ayuda a desarrollar capacidades que perduran en el tiempo y fortalecen la autonomía de los pueblos y las comunidades, porque el material lo tienen en la zona. Trabajar con tierra es también un reconocimiento a las mujeres que siempre han construido pero no se les ha visibilizado”.

Fernanda Pineda Calero, Ingeniera Civil y Coordinadora de Iniciativas juveniles

Originaria de la comunidad Hondura Azul de Condega, ingeniera de profesión y responsable de un programa para mujeres jóvenes de educación en Derechos Sexuales y reproductivos de la AMCC. Ella está empezando a aprender de la construcción de tierra.

¿Cómo te acercaste a la AMCC? 

“Yo me acerqué desde que tenía 12 años pero no por mi gusto, sino porque un día me obligó mi mamá, diciéndome que me formara, que aprendiera a defenderme; y después de ese día fue imposible salirme. En 2012, llevé talleres de derechos sexuales y reproductivos y sobre feminismos; más adelante pasé a ser la coordinadora del programa Iniciativas Juveniles, que es muy amplio, donde trabajamos con niñas de 12 hasta mujeres de 25 años, para que tomen decisiones de manera informada en sus vidas”.

¿Por qué los talleres del programa Iniciativas Juveniles son exclusivos para mujeres?

“Ha sido una decisión política de la asociación desde que llegué a los procesos de formación, sin embargo nunca lo cuestioné porque para mí fue sencillo: las mujeres nos inhibimos cuando estamos con los hombres por un rollo cultural y por un rollo de la educación, donde se nos enseña más a callarnos. A los talleres vienen mujeres de las comunidades rurales y si hay hombres les va a costar hablar desde ellas mismas porque se sienten con vergüenza, pues no es una práctica en sus familias que ellas tengan voz, además si hay mujeres que son sobrevivientes de abusos sexuales, los hombres pueden representar una amenaza”.

¿Cuál es la importancia de que las mujeres aprendan a construir con adobe y sobre sus derechos?

“En la asociación hay dos vías que se pueden tomar:  los procesos de formación ideológica y los procesos de formación técnica, si las mujeres deciden la formación ideológica comienzan a repensarse muchas cosas y viene una creación de la propia autoestima, un proceso de desmitificación de los roles de la mujer, empieza el «yo puedo hacer otros oficios además de los de la casa, puedo estudiar una carrera y puedo alcanzar metas y sueños», te das cuenta que hay otras formas de ser mujer no solamente las que has visto en la comunidad. Entonces, esa deconstrucción te lleva a enamorarte de un proceso de formación técnica; por ejemplo, carpintería, energía solar o de construcción natural que es el adobe. Muy fácilmente  las mujeres se involucran porque saben que pueden aprender, que son capaces de levantar una pared, de hacer una instalación eléctrica y cuando lo ven hecho es como el espejo de que sí pudieron”.

Esta asociación sigue abierta contribuyendo a la autonomía, autosostenibilidad y al sentido de comunidad. Fernanda y Fátima reconocen que cada persona que ha pasado por la AMCC ha aportado su granito de arena, y se lleva su granito también, y por tanto la asociación no es el edificio, sino la gente con la que se trabaja. Si querés aprender más de la construcción con tierra, aquí tenés estos libros con más información.

Texto por:  

Jennifer Birmania Bello, filóloga, comunicadora feminista e investigadora social. Encantada por el arte, el café, el campo y los viajes. #LosCódigosdelaSensibilidad

Eu Carrión: Mujer / Feminista / Arquitecta / Fotógrafa / Ilustradora @dibujo_por_alla. 

Fotografías por Camaleoni y de cortesía de la AMCC

Foto de portada: Cortesía de la AMCC

Deja una respuesta