Consecuencias de la penalización del aborto en Nicaragua

El 26 de octubre del 2006, la Asamblea Nacional de Nicaragua con 52 votos a favor (de 91 diputados) eliminó el artículo 165 del Código Penal; penalizando así todas las formas de aborto en Nicaragua.

12 años más tarde, La Quimera habló con Mayte Ochoa sobre el preludio a la penalización y los esfuerzos posteriores para lograr que el Estado de Nicaragua reconozca el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.

María Martha Escobar, de La Quimera Feminista habló con Mayte Ochoa, Coordinadora de Políticas Públicas en IPAS Centroamérica, feminista y defensora de derechos humanos.

“Para nosotras era… como algo que no iba a pasar. Creíamos que era imposible que en Nicaragua se pudiera retroceder de tal manera” comenta Mayte recordando los meses previos a la penalización.

En 2006, la Asamblea Nacional se propuso revisar y crear un nuevo Código Penal. Algunos diputados y diputadas se manifestaron públicamente a favor de revisar el Artículo 165 que había estado vigente desde 1893, que decía textualmente: “El aborto terapéutico será determinado científicamente, con la intervención de tres facultativos por lo menos, y el consentimiento del cónyuge o pariente más cercano a la mujer, para los fines legales”.

El movimiento feminista y de mujeres se preparó para presentar argumentos legales y científicos en contra de la anulación del Artículo 165. Había un gran esfuerzo por ampliar las causales del aborto terapéutico, buscando informar a la población sobre la necesidad de leyes más humanas. Y ante la amenaza de la penalización total, feministas, asociaciones médicas y organizaciones defensoras de derechos humanos se unieron para tratar de evitarlo.

A la vez, las iglesias y otros sectores fundamentalistas también estaban presionado y negociando prevendas políticas con los derechos de las mujeres. El momento histórico coincidió con el proceso electoral en el que regresó al poder el partido de gobierno actual.

El 25 de octubre se organizó una vigilia de mujeres frente a la Asamblea Nacional desde las 4 de la tarde. Centenares de mujeres durmieron en la calle, en una noche llena de documentales, lectura de testimonios y pronunciamientos contra la penalización.

“Yo sentía que iba como a un entierro, sentía que se estaba perdiendo algo muy importante para las mujeres en Nicaragua” comenta María Martha, quien también se hizo presente en la vigilia, esperando la decisión de la Asamblea.

Algunas compañeras feministas lograron entrar a la Asamblea, para presenciar la votación, y finalmente los y las diputadas decidieron en base a creencias religiosas.  

¿Qué pasó después del 26 de octubre?

Inmediatamente después de la penalización, las organizaciones y feministas independientes trabajaron y en Noviembre presentaron el primer recurso por inconstitucionalidad contra la derogación del Artículo 165.

La Ley 603, de Derogación al Artículo 165 del Código Penal Vigente es una de las leyes más recurridas en la historia jurídica de Nicaragua.

Se buscó el apoyo de personalidades públicas y de organizaciones defensoras de derechos humanos internacionales; logrando presentar ante la Corte Suprema de Justicia múltiples recursos de inconstitucionalidad e invocar la figura del Amicus Curiae, para que organizaciones nacionales e internacionales de salud pudiesen presentar argumentos científicos para la despenalización del aborto terapéutico.

Con la penalización total del aborto, Nicaragua pasó a ser uno de los seis países de Latinoamericana y el Caribe en los que el aborto está prohibido en todas las circunstancias.

Caleidoscopio es un espacio de La Quimera Feminista dedicado a la producción de contenido audiovisual, en formato de entrevistas o cápsulas informativas.

*

*

Producción:  María Martha Escobar / La Quimera

Texto: Gema Manzanares

Cámara: Johana Baca

Edición: Michelle Sequeira

Infografías: gladgrafica

Deja un comentario