Ciberactivismo inclusivo, cristiano y feminista

La Quimera

, CiberChicas

Cristiana, lesbiana y feminista, todo en una misma frase y en una misma persona ¿cómo es posible?. Según La Mechuda la convivencia de estas identidades no ha sido un camino fácil “creo que tardaron mucho en convivir, esa palabra me gusta porque me imagino, no solamente mi mente sino mi cuerpo como esta casa donde justamente están todas estas identidades conviviendo actualmente, pero por mucho tiempo pensé que tenía que elegir: o sacaba mi cristianismo o sacaba mi sexualidad, y eso se volvió imposible, al fin y al cabo la espiritualidad sí era un aspecto importante en mi vida”.

Su nombre es Carla Sofía Vargas Sandoval, tiene 28 años y aunque estudió Publicidad como carrera universitaria, actualmente se encuentra estudiando Teología y pronto comenzará una maestría en Divinidad en una universidad estadounidense. Es nicaragüense pero vive en Buenos Aires, Argentina desde 2018 “por justamente la crisis que estamos viviendo en Nicaragua me tuve que exiliar” explica.

Carla cuenta que intentó ser atea “lo juro que lo intenté, pero empecé con mi proceso de no quedarme con lo que la gente me decía sobre qué era Dios o qué era el Cristianismo, sino yo investigar, leer y hacer mis propios análisis y fue ahí que entendí que el cristianismo y mi relación con Dios no era como me la vendían, y aprendí no solamente a aceptar mi sexualidad sino a celebrarla y a entender que Dios como Padre, como Madre, como ser, no me amaba ‘a pesar de’ sino que me amaba ‘por’ también, porque es parte de mi identidad, es parte de la diversidad de su creación”.

Carla Sofía es la creadora del proyecto online “La Mechuda” https://www.lamechuda.com/, una plataforma que tiene por objetivo ofrecer recursos para personas que todavía están luchando o cuestionando su sexualidad y son cristianos. La Mechuda cuenta con: un sitio web con blog, una página de Facebook, un Podcast y un Canal de YouTube.

En segundo lugar es también una herramienta educativa “por lo menos a esas personas que se están cuestionando como aliados o como líderes religiosos que pueden ver el daño que hace la iglesia a las personas LGBT y que también tengan estos recursos para ellos poder deconstruir su concepto de sexualidad, de pureza, de relaciones y de matrimonio” explica.

¿Cómo nace La Mechuda?

“Creo que desafortunadamente soy una chavala que fue marcada de forma negativa por el fundamentalismo religioso y he pasado los últimos años de mi vida en un proceso introspectivo/espiritual para poder sanar muchas heridas y al mismo tiempo ayudar a que otras personas eviten pasar por lo mismo, y a las que pasaron por lo mismo darles un poco de contención y acuerpamiento” cuenta Carla.

¿Qué fue lo que pasó en tu vida para que tomaras la decisión de contar tu experiencia y convertirlo en un tipo de activismo?

“Decidí contar especialmente mi historia y poner la cara porque creo que las historias impactan más y cambian más mentes que la misma teología. Así que decidí no solamente ser una página en internet que te da recursos teológicos o información sobre hermenéutica, sino Yo, Yo como ser humano, como mujer no heterosexual, lesbiana, que me identifico como cristiana es algo más poderoso.” 

 

” Y era importante para mí porque sé que todavía existen casos de personas que se siguen sintiendo sucias, pecadoras, intentando cambiar su sexualidad, y siguen permitiendo el abuso psicológico de la iglesia porque no tienen los recursos. Sería injusto y egoísta no intentar por lo menos hacer algo al respecto.”

 

La Mechuda recomienda:

Hemos pedido a Carla Sofía que recomiende a las lectoras y lectores de La Quimera algunos de sus contenidos, esta fue su selección:

“Tengo el sitio web en el que pueden encontrar blogs donde toco temas un tanto más personales, ahí hablo mucho de mi experiencia con la iglesia, todo el proceso desde el daño y el dolor hasta la sanación” menciona. La recomendación: “Es uno cortito que compartí el 28 de junio, lo escribí hace mucho pero creo que es tan simple y chiquito: ‘Carta a mi yo del año 2010’ que es cuando estaba luchando con mi sexualidad. Algo más elaborado podría ser ‘No, no es mi culpa que un hombre cristiano no controle sus hormonas’ que es sobre cómo ve el cristianismo la sexualidad y la pureza de la mujer, entonces es un escrito de mi experiencia sobre esa cultura de pureza”.

En el podcast titulado “Híbrida” de La Mechuda hay entrevistas a personas de diferentes países de América Latina, de Argentina, Paraguay, Estados Unidos, Nicaragua, todos y todas son personas no heterosexuales que se identifican con la fé cristiana. La recomendación: “En el que entrevisto a mi mamá ‘Mamá cristiana, hija lesbiana’, es el que más me han comentado y más han compartido”.

Los videos, cuyas temáticas son más educativas y con contenido sobre teología, se pueden encontrar tanto en la página de Facebook como en Youtube. La recomendación: “Recomiendo compartir el de ‘La homesexualidad no fue el pecado de Sodoma y Gomorra’ es el que más han comentado y más han visto porque es lo más común, es lo más fácil cuando te digan ‘ay sodomita’ o ‘en Sodoma y Gomorra todos eran homosexuales’ es el primer tema que se te viene a la mente, entonces ha sido como el más fácil de digerir. Mis videos los edita Mapache Jambado, me ayuda desde el inicio”.

Cortesía - La Mechuda

Feminismo y cristianismo

Aunque por mucho tiempo le tuvo miedo a la palabra feminismo y no le gustaba juntarse con personas que se identificaran como feministas, Carla Sofía admite que tenía un prejuicio “extremadamente ignorante” según sus propias palabras, y que en estos últimos años y con la ayuda y paciencia de muchas mujeres a su alrededor hoy definitivamente se considera feminista.

“El feminismo fue como el tercer escalón donde me doy cuenta a medida que voy leyendo los evangelios y la relación de Jesús con las mujeres, que también va de la mano. Jesús, e hice un video al respecto, para mí hubiera sido aliado feminista por cómo trataba a las mujeres, cómo incluso en muchos momentos él no tomó protagonismo sino que le dio el protagonismo a las mujeres y cómo la misma homofobia está basada en la misoginia, en el machismo, en el patriarcado de no poder pensar a dos hombres enamorados porque uno se está reduciendo ‘a la posición femenina’, todo va super entrelazado” explica Carla.

¿Y qué respuestas o reacciones han causado estos contenidos en las redes?

“La gente es muy creativa para insultar. Es triste acostumbrarse al discurso de odio pero desgraciadamente estoy acostumbrada, no los justifico pero los entiendo. Entiendo cómo fueron adoctrinados, cómo fueron educados, entiendo que de verdad piensen que tienen la razón, pero como en Nicaragua, en Centroamérica no se habla de esto y la religión es un aspecto tan fundamental del centroamericano, la gente es muy susceptible e intensa, por lo menos ha generado conversación. 

Pero el lado bueno, que también existe, es la cantidad de adolescentes o jóvenes adultos que me han contactado por privado para contarme sus historias y para decirme que se sentían solas o solos y que por fin podían encontrar este lugar seguro aunque sea virtual donde pudieran reafirmar que no son alienígenas, que podés ser cristiano y LGBT. Me escriben mucho, y eso de la frase cursi ‘que aunque a una persona le hayás cambiado la vida valió toda la pena’ sí creo, por más discurso de odio que pueda recibir por el fanatismo religioso lo hago por esas personas que todavía están en ese limbo y luchando.”

Autora: Alejandra Fonseca De Franco. Comunicadora/ Feminista/ Sobreviviente.

Foto de portada: Cortesía – La Mechuda

Deja un comentario