La colectiva “Casa de los colores”, espacio inclusivo y de lucha

Amar sin barreras, aceptando y abrazando a les demás es uno de los grandes logros de Casa de los colores, un espacio inclusivo y abierto a todes en donde las personas puedan expresarse libremente (utilizamos e y x al final de algunas palabras como forma de disidencia gramatical, para promover al no binarismo de género en las palabras). En esta ocasión en nuestro Cuarto Propio conversamos con Martha Meléndez, miembra de la colectiva Casa de los colores, quien nos contó sobre este espacio que cultiva una hermandad llena de lucha, resistencia y expresión artística.

¿Cómo nace La casa de los colores?

Casa de los colores nace en el 2011, en sus inicios fue fundada y dirigida por Ani Guerrero y Helen Alfaro. Ambas llegaron a UNAN-León a estudiar y se dieron cuenta que no había un espacio seguro para las personas LGTB+, entonces tomaron la iniciativa de crear dicho espacio, ellas lideran el espacio hasta 2016 y dejan la coordinación a otras personas.

Con la nueva coordinación, se realizan muchos cambios y se amplía el grupo de trabajo, se comienza a trabajar con las mamás y familiares de las personas LGTB+ y también comenzamos a hacer encuentros a nivel nacional con otras activistas. El nuevo equipo de coordinación es bastante diverso, hay una persona gay, una trans, una lesbiana y dos personas bisexuales, somos la única colectiva organizada en León, la mayoría somxs voluntarixs que trabajan organizados en equipos, es una jerarquía horizontal.

¿Qué actividades realizan?

La casa ha hecho una apuesta hacia el arte como una forma de hacer incidencia social y política, reflexionar sobre la realidad, luchando contra la discriminación que viven las personas y familiares LGBT+ y llevar el mensaje de la necesidad de la restitución de los derechos de las personas LGBT+.

En la Casa, los voluntarios se organizan en diferentes comisiones, encargadas de realizar diferentes actividades, por ejemplo, yo pertenezco a la comisión de derechos sexuales y reproductivos en donde hacemos charlas sobre prevención de ITS, uso de anticonceptivo, la importancia de hacerse revisión de mamas, PAP, etc. Hay una comisión de cine-foro, en donde se proyectan películas y luego se reflexiona sobre ellas, también está la comisión de teatro, encargada de organizar el montaje de obras de teatro. También organizamos encuentros y realizamos dos investigaciones: “Resistencia diversa” y “Superdisidentes”, las cuales abordan las vivencias de las personas de la comunidad LGBT+, la politización de la orientación sexual y de la expresión de la identidad sexual y de género tanto de la comunidad y la de sus familiares. En las actividades participan los voluntarios, el equipo, el grupo de madres y mujeres, las juventudes diversas y personas que invitamos y quieran participar en el espacio.

Gracias a su apuesta por el teatro como medio de libre expresión, ¿qué resultados han tenido?  

Hacemos teatro cabaret, es una forma de burlarnos de las cosas que nos pasan, de quienes nos oprimen, discriminan y violentan y hacer una crítica social. Contamos con el apoyo de las Hijas del maíz (grupo de teatro) para armas dos obras “Lo que dicen que dijeron” y “La esperanza es lo ultimo que muere.”

Las obras vendrían siendo como la catarsis de los procesos reflexivos y de sanación que hemos llevado anteriormente. “Lo que dicen que dijeron” es una obra que se inicia a partir de la idea de que los fundamentalismos religiosos hacen que exista la homofobia, discriminación y la violencia hacia los cuerpos disidentes y hacia las personas que no comparten estos binarismos de género. El texto lo trabajamos nosotros mismos, al igual que la producción y la actuación, hicimos la obra a modo de sketches basados en vivencias propias, en situaciones que nos pasaron en nuestras familias, en las calles, etc. La experiencia de montar una obra de teatro es salir de la zona de confort, incluso el proceso nos ayudó a redescubrirnos.

Las obras son como parte íntimas de nosotros, son un reflejo de nuestra realidad y de cómo vivimos, es como transformar todas esas vivencias negativas y canalizar todo eso. Hacerlo de forma humorística, la risa es algo revolucionarios, reírnos del agresor y de todo eso que nos causó dolor es algo valioso.

En la obra “La esperanza es lo ultimo que muere” queremos llevar el mensaje de que a pesar de las cosas que pasan en el país algún día vamos a ver la luz, la obra trata de nuestras vivencias y duelos a partir del 18 de abril del 2018, el machismo, la misoginia y la homofobia está en ambos lados, tanto en el sandinista como en el azul y blanco. La obra nace de los procesos de sanación que llevábamos, porque teníamos muchas heridas a partir de los sucesos de abril (2018) y necesitábamos canalizarlo de una forma positiva y que mejor manera de hacerlo a través del arte, llevárselo a otras personas y que puedan reír y reflexionar a partir de lo que decimos. Nuestras obras son auténticas, plasman todo lo que sentimos y lo que significa vivir en estos cuerpos.

¿Cuáles han sido los logros que han tenido?

Uno de los más importantes es el hecho de seguir trabajando y en pie de lucha, porque a raíz de lo que pasó en 2018 desafortunadamente se han cerrado espacios seguros para las mujeres y para las personas LGBT+. En León, Casa de los colores es el único espacio seguro que hay en estos momentos, entonces trabajar en medio de esta situación política, ahora sumale la pandemia, hemos visto cómo nos organizamos, hemos abrazado todas esas plataformas virtuales para no dejar de trabajar, haciendo lo posible para seguir llevando espacios reflexivos.

Otro logro es ver el proceso de las personas que participan, realmente “La casa” para algunas personas es un espacio de aprendizaje y de crecimiento personal. Otros logros son las investigaciones que hemos realizado a partir de nuestras propias historias, que son un reflejo de lo que es vivir en este país siendo un cuerpo disidente, y el ser referentes en la lucha de los derechos de las personas LGBT+, en la lucha contra la violencia y la discriminación, a nivel nacional y centroamericano.

A pesar de todas las vicisitudes que vivamos en el país, Casa de los colores sigue con las puertas abiertas, acogiendo y generando un espacio de reflexión y libertad.

Raquel Gómez. Diseñadora escénica, artista teatral y docente universitaria, miembro del equipo multidisciplinario Versus Laboratorio Teatral.

Deja una respuesta