El amor por mi cuerpo

La Quimera

, Voces

Soy una mujer con pensamientos y preguntas y mierdas que decir.

Yo digo si soy hermosa. Yo digo si soy fuerte.

Tu no determinaras mi historia, yo lo haré.

Amy Schummer

Una de las batallas más difíciles que debemos enfrentar como mujeres, es el amor hacia nosotras mismas. Nos enseñan que nuestros cuerpos deben ser perfectos tal y como el sistema patriarcal lo demanda: delgadas, jóvenes, sin arrugas, sin acné sin celulitis, sin bigote, con escote y con una sonrisa dispuesta para cuando se nos solicite. Esta utopía ha mutilado los cuerpos y los sentires de nosotras las  mujeres y también ha anulado históricamente a las que no estamos dispuestas a obedecer estos cánones que nos han impuestos.

¿Y nosotras?
Las gordas, las que no queremos hacer dieta, las que hacemos y no adelgazamos, las que tenemos celulitis, marcas de acné y/o alguna discapacidad, nos reivindicamos desde el body positive, aceptamos y amamos nuestros cuerpos, nos quitamos de encima años de exclusión y nos reinventamos tomando conciencia que también somos bellas, que en nosotras no hay nada malo, que somos diversas y está bien.

Todo lo anterior lo comprendí tras leer en años recientes acerca del body positive y entendí que quienes están mal eran esxs que desde niña me decían  que tenía un rostro lindo, pero que sería más linda si bajara de peso y me sacaban una lista de dietas que jamás les pedí.

Esto es una constante en la vida de nosotras las mujeres gordas, sin embargo, quien decide qué ponerse, qué calzar y qué decir soy yo misma, la mujer fuerte que siempre se sintió bella, pero no podía alzar la voz, por miedo a las burlas, porque mi cuerpo no era “normal”, porque nadie iba a entender cómo era posible que una mujer XXL se sintiera bella.

Otras mujeres, amigas, familiares, compañeras y conocidas siempre me cuentan de alguna experiencia de burla por su pancita o rollitos, mujeres a las que una sola palabra como: GORDA, les ha causado heridas y diversas crisis de amor propio. Así de cruel y violento es el sistema en el que vivimos.

Siempre he creído que el violentarnos por nuestro aspecto, es una forma de ejercer control sobre nosotras. ¿Cuántas hermosas mujeres hemos sido incapaces de autoproclamarnos, hermosas, bellas, inteligentes, porque dentro de las demandas del mercado de los cuerpos no tenemos cabida?

Amigas, ¡sororidad! ese también es nuestro aporte a la lucha. Hagamos realidad aquella frase famosa que dice que cuando veamos algo bonito en otra compañera se lo digamos, que esto del body positive sea más reaccionario y llegue a más compañeras feministas y no feministas.

Todas necesitamos tomar conciencia que la diversidad de cuerpos es normal, que el amor hacia nosotras mismas es un camino del que no hay retorno, que no están solas, que también las gordas somos guapas, que estamos armando esta revolución y ahora somos nosotras quienes les decimos a lxs que siempre nos juzgan:¡Quien está mal sos vos!

Sobre nuestros cuerpitos hermosos y lozanos más caricias y amor, más aceptación, resistencia, militancia y feminismo.

Autora: La Cris.

Fotos cortesía de: Johana Baca / La Quimera

One Comments

  • Elieth 24 / 01 / 2019 Reply

    Lo amo ❤

Deja un comentario